Cuando los pequeños pacientes escupen o vomitan el medicamento para la fiebre o el dolor…

Se dificulta el tratamiento, se incrementan los riesgos de complicaciones y se presentan escenarios como:

Esperar hasta 6 horas para suministrar otra dosis